El caso Fischer: el ajedrez para el gran público

FICHA TÉCNICA

Título original: Pawn Sacrifice

Año: 2014

Género: drama, biográfico, ajedrez

Duración: 114 minutos

País: Estados Unidos

Director: Edward Zwick

Reparto: Tobey Maguire, Michael Stuhlbarg, Peter Sarsgaard, Liev Schreiber, Lily Rabe, Conrad Pla, Seamus Davey-Fitzpatrick, Sophie Nélisse, Robin Weigert, Evelyne Brochu


El ajedrez no es un juego hecho al gusto de todos. Ni es demasiado popular ni mucho menos cuenta con un gran número de seguidores, tal y como lo entendemos en la cultura popular. Sin embargo, es el juego de mesa ilustrado y erudito por excelencia, y quienes hayan jugado entenderán por qué. Debido al culto (y misticismo) que rodea al ajedrez, siempre es positivo que Hollywood nos ofrezca de vez en cuando su versión de los hechos. En esta ocasión, El caso Fischer nos habla de uno de sus pocos héroes nacionales en el campo: por supuesto, hablamos del campeón mundial Bobby Fischer.

 

Un biopic a medio gas

El caso Fischer es una película que nos muestra el perfil del ya mencionado jugador de ajedrez y su entrenamiento a través de los años para llegar al punto clave de su enfrentamiento con el campeón ruso Boris Spassky en plena Guerra Fría. Quizás el problema principal del filme es que navega entre el biopic, el suspense y el drama histórico sin decantarse demasiado por ninguno de ellos.

Como biopic, se aprecia una falta de empatía al presentarnos al campeón Fischer (a pesar de que el propio personaje fuese huraño y excéntrico). Los años de juventud en los que se forma el futuro campeón del mundo pasan sin pena ni gloria; apenas unos minutos contextualizadores sobre su núcleo familiar, un par de partidas como adolescente y ya nos topamos con un adulto Bobby Fischer intentando colar su nombre en los campeonatos más importantes del mundo.

Fotograma de El caso Fischer. Fuente: www.filmaffinity.com

Es decir, El caso Fischer presenta un problema de caracterización y ritmo, que no resultará demasiado evidente para el gran público pero que sí notarán los aficcionados al ajedrez. De hecho, me resulta anecdótico que las partidas son demasiado superficiales, sin tomarse la molestia de contextualizar el juego y hacer ver al público la genialidad de algunas jugadas. Supongo que las excentricidades de Fischer y Spassky serán suficiente para suplir esa falta de tensión en el juego, pero es una verdadera pena que la batalla entre los ajedrecistas resulte tan fría y sin alma.

 

Un filme aceptable para adentrarse en el ajedrez

Olvidémonos, pues, de que estamos ante una gran película sobre el ajedrez, por que no lo es. Pero sí es cierto que resultará atractiva para el gran público y que quizás haga despertar el gusanillo por este juego. El contexto histórico de la Guerra Fría siempre es un aliciente, aunque El caso Fischer tampoco logra mostrar la trascendencia social que tuvo el encuentro Fischer-Spassky por más que lo haya intentado. Además, las personalidades de los jugadores (a pesar de que el Fischer de Tobey Maguire resulta muy frío y distante —aunque aquí igual influye mi inexplicable animadversión personal hacia el actor—) ayudan a agilizar la narración entre anécdota y anécdota.

Pero que no nos engañen: El caso Fischer es un claro ejemplo del “pudo haber sido”. Pudo haber sido una gran oportunidad para entender la envergadura de sacrificar el peón, pero tendremos que conformarnos con no asociar a Spassky y Fischer con marcas de relojes.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista musical en potencia y community manager. Creo que he visto todos los vídeos de gatos por haber en Youtube. ¡El Rey en el Norte!