La serpiente roja: un viaje enfermizo hacia el horror

001_smallFICHA TÉCNICA

Título original: Akai hebi

Autor: Hideshi Hino

Género: horror

Fecha de publicación: 1983

Volúmenes: 1 (tomo único)

Editorial:  Ediciones La Cúpula


Si bien hace un tiempo reseñábamos uno de los mangas de horror del aclamado Junji Ito, hoy quiero hablaros de otro de los grandes mangakas del género. Leí esta obra hace ya unos años, y a pesar de que mis gustos y perspectivas han cambiado significativamente, sigo sin saber muy bien qué me hace sentir este manga de Hideshi Hino. Quizás sea por la enfermiza monstruosidad de sus protagonistas y sus inverosímiles y embrollosas tramas que aún no acabo de asimilar del todo La serpiente roja. Pero existe algo innegable en relación a este manga, y es que ofrece un asombroso viaje hacia la locura y la paranoia. Aviso: no apto para mentes sensibles.

 

Una misteriosa casa sin fin

Existe un claro punto de partida en La serpiente roja, y es que nos pone en la piel del niño pequeño de una familia que siempre ha querido escapar de la casa en la que vive. No han sido pocas las ocasiones que ha intentado adivinar su tamaño rodeándola o internándose a través de las múltiples habitaciones que hay en su interior, pero todo esfuerzo ha sido inútil. Y que no os extrañe que el pobre quiera escapar de su casa cuando él mismo advierte que gran parte de su familia está completamente trastornada: su abuela, creyéndose una gallina que incuba los huevos que su propio padre le da; su madre, que utiliza esos mismos huevos para masajear el enorme y repugnante quiste que tiene el abuelo en la cara… Aunque lo más inquietante es la existencia de un espejo de bronce verde que cierra el pasillo que conduce a las habitaciones prohibidas; ésas a las que nuestro protagonista nunca ha podido acceder.

La serpiente roja tiene varias cosas que lo diferencian de obras de su mismo género, y son esas marcadas referencias al folclore japonés. Tampoco podemos olvidarnos de esa extraña belleza de los personajes femeninos que detienen -al menos instantáneamente- el caos atroz que se desata de forma contagiosa entre los residentes de la misteriosa casa.

 

Un mangaka para los amantes del horror

Es probable que lo que primero llame la atención de La serpiente roja y de las demás obras de Hino sea el estilo de dibujo: muy redondo, un tanto desproporcionado y con unos personajes bastante feos. Todo ello, estoy segura, hecho de forma muy premeditada y con el fin de perfeccionar el género horror en sus mangas y a su manera. Pero también hay que concederle un importante elogio a la hora de utilizar el blanco y el negro y los sombreados, que ofrecen un trabajo final muy impresionista y que ayudan a ambientar lo tenebroso de sus escenarios.

 

httpwww.viceland.comblogsdefiles201003hino-2.jpg

 

Pero lo más obvio que saco en claro es que Hideshi Hino es un mangaka bastante inteligente que dirige de forma muy clara todos los recursos de los que dispone para crear esa caótica atmósfera de horror. Y si bien es innegable que lo consigue, existe un fallo importante en La serpiente roja, y es que a mi ver el ritmo es tan constante y ascendente que apenas le da un respiro al lector. Este es un recurso que a muchos puede gustarle, pero que yo encuentro un tanto artificial por cargarse la estructura narrativa de cualquier relato: introducción, nudo y desenlace; básicamente porque el nudo comprende la práctica totalidad de la obra. Al final, la aparición de la serpiente resulta menos impactante de lo que se esperaría. De hecho, incluso parece concederle un respiro al niño protagonista.

Lo único que me queda por decir es que La serpiente roja es una obra curiosa y que ofrece un terror distinto al que hayamos podido ver en otros mangas del género, teniendo en cuenta que Hino es uno de los pioneros del género. Supongo que influyó su desesperado intento de tirar de recuerdos desagradables hasta que se puso malo, y que llegó a manifestar más tarde que quería “agitar la mente de los lectores, pero también sus estómagos”. Y vaya si lo consigue.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista musical en potencia y community manager. Creo que he visto todos los vídeos de gatos por haber en Youtube. ¡El Rey en el Norte!