La última pregunta, de Isaac Asimov

Isaac Asimov nació en 1920 en Petróvichi, Rusia, aunque posteriormente se nacionalizaría estadounidense. Es considerado unánimamente como uno de los padres de la literatura de ciencia ficción, junto a escritores de la talla de Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke. Su primera novela del género se tituló Un guijarro en el cielo, en la que ya deja una primera huella de su característica obra y que posteriormente incorporaría parte de su historia a la Saga de la Fundación, la obra cumbre de Asimov. Sin embargo, la obra literaria de Isaac Asimov nace con los relatos cortos, formato en el que el escritor norteamericano se mantuvo muy prolífero hasta su muerte en 1992.

 

Isaac Asimov. Fuente: www.youtube.com

 

La última pregunta

Asimov declaró en alguna que otra ocasión que La última pregunta era su cuento preferido, así como también lo es el de miles de lectores. Forma parte de una serie de historias en las que se menciona a Multivac, una poderosa y avanzada computadora. Si por algo destaca este relato corto es por la gran carga metafísica de su argumento, que inicia de la forma más trivial de la siguiente manera:

 

La última pregunta se hizo, medio en broma y medio en serio, el 21 de mayo de 2061. Eran los días en los que la humanidad salía a la luz. La pregunta nació como resultado de una apuesta de cinco dólares tomándose unas copas, y todo ocurrió así:

Esta famosa última pregunta, realizada por dos trabajadores durante una noche de copas a la ya mencionada Multivac, tiene como eje central la entropía o desgaste energético del universo: “Multivac: ¿algún día podrá la humanidad, después del constante gasto de energía que necesita, volver a usar la del universo? ¿es posible revertir la entropía?”.

En el cuento de La última pregunta se nos presenta a varias generaciones de seres humanos (separados por millones de años) que buscan la respuesta a esa primigenia cuestión. Y me faltarían líneas para alabar la forma en la que Asimov resuelve la posibilidad de eludir o no el final del universo, en una forma poética que enmascara lo insondable de la pregunta: “¿no se puede hacer nada para invertir este caos en el Universo?”.

 

Asimov: un visionario de su época

El paternalismo, la opresión o el pensamiento racional son algunos de los temas más recurrentes en la obra de Isaac Asimov. Sin embargo, la figura del escritor norteamericano va más allá del literato, destacando como divulgador y teórico científico. No son pocas las predicciones acertadas por Asimov en el campo de la robótica o las telecomunicaciones.

Pero ante todo, Isaac Asimov tiene el mérito de lograr aunar en letras una mezcla perfecta entre ciencia y humanidad, entre raciocinio y sensibilidad, además de otorgarnos un billete para un viaje hacia lo desconocido y las infinitas posibilidades de todo eso que seguimos ignorando. Sin duda, estamos ante un escritor de culto que con toda probabilidad te dejará con más preguntas que respuestas.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista musical en potencia y community manager. Creo que he visto todos los vídeos de gatos por haber en Youtube. ¡El Rey en el Norte!