Los dibujos animados de nuestra infancia

Arthur

Son muchos los dibujos animados que permanecen en nuestra memoria, ¿te acuerdas de Arthur? – Fuente: Facebook Arthur

Que levante la mano el que se despertaba los fines de semana y en vacaciones de verano a las 7 de la mañana para ver Megatrix y Club Disney… Vamos, que eso era lo que hacía yo cuando en mis años mozos no valoraba lo suficiente el placer de dormir. Pero es que Kultureta, estarás de acuerdo conmigo en que los dibujos que se emitían cuando éramos pequeños, ¡eran geniales! Cuántos sábados y domingos viendo una serie tras otra… ¿Te acuerdas ? ¡Espera que te refresco la memoria!

 

La Banda del Patio – (EEUU 1997-2001)

De todas las series de dibujos de mi infancia que guardo en la memoria, La Banda del Patio, sin ninguna duda, era mi favorita. Era oír ese timbre de la cabecera y empezar a cantar pensando en qué nuevas aventuras les esperarían a T.J. y compañía. No solo las tramas de los capítulos te mantenían pegada a la televisión, sino que los personajes eran de lo mejor. El club de las Ashleys, los excavadores, Randall (el hijo secreto de Moe de Los Simpsons), el Rey Bob… Mi personaje favorito era Spinelli, ¿y el tuyo?

 

Pepper Ann – (EEUU 1997-2001)

Madre mía Kultureta, qué serie más rara y divertida al mismo tiempo. Seguro que no soy la única que siempre se fijaba en que cuando Pepper Ann se iba a vestir en la intro, abría el armario, y toda la ropa era igual… Eso sí, todos cantábamos la canción de la cabecera: “Pepper Ann, Pepper Ann, en su cole no hay rival, Pepper Ann, ¡nadie puede con ella!” (seguro que le has dado entonación y todo, muy bien Kultureta, muy bien). El caso, ¿nadie se ha parado a pensar que los dibujos parecen espaguetis andantes con cabeza?

 

La pajarería de Transilvania – (UK/Francia 1994-1998)

He aquí otro ejemplo de las series de mi infancia que más disfrutaba. Si no me equivoco, la echaban en La 2, y ¡qué maravilla de serie! Me encantaba la estética “oscura” (ya sé que no daba miedo… pero seguro que me entiendes) y el hecho de que nada tuviese sentido. El perro-esqueleto, las gemelas… ¡Ah! y seguro que cada uno tenía su propia su propia versión de la canción de estos dibujos. Y es que La Pajarería de Transilvania era una creación franco-británica y el idioma de la intro era francés. Que conste que no sé si es que era muy pequeña o rematadamente tonta, porque siempre pensé que era un lenguaje inventado.

 

Las Supernenas – (EEUU 1998 – 2004)

“Azúcar, especias y muchas cosas bonitas fueron los ingredientes escogidos para crear unas nenitas perfectas. Pero el Profesor Utonium añadió por descuido un ingrediente más a su poción, la substancia X. Así nacieron ¡las Supernenas!”. ¿Quién no ha querido alguna vez convertirse en las Supernenas, luchar contra monstruos malvados y salvar la ciudad? Efectivamente Kultureta, aquí una servidora también quería meterse en los dibujos y ayudar con sus superpoderes… Aunque ahora que lo pienso, todo el mundo quería ser o Pétalo o Burbuja… ¿Por qué nadie quería ser Cactus? 🙁

 

Digimon – (Japón 1999 – actualidad)

Como con el Nesquick y el Colacao, cuando éramos pequeños hubo dos dibujos animados que eran rivales. Pokémon y Digimon. Esa era la cuestión. Aquí una servidora confiesa que aunque Pokémon le encantaba, quizás la veía, en gran parte, porque tenía un serio crush en el personaje principal Ash (lo sé, lo sé, soy mu rara). El caso es que a mí, la serie que me robó el corazón fue Digimon. Creo que la veía a la hora de la merienda y en alto decía eso de: “Agumon digievoluciona en… Greymon” (ains, qué recuerdos). Eso sí, las canciones de las cabeceras tanto de Pokémon como Digimon, ¡son geniales!

 

Los Simpsons – (EEUU 1989 – actualidad)

“Theee Siiiimpsooooons… ta ra ta ta rá ra ta ta rarará…” ¿Qué se  veía a la hora de comer en todos los hogares españoles? ¿El Telediario? No, Matías salía a las 3 de la tarde, antes tocaba ver ¡Los Simpsons! ¿Cuántas horas de estos dibujos nos habremos visto? Pues incalculables Kultureta. Con esta serie creo que sobran las palabras, aunque lo cierto es que son unos dibujos animados que no se crearon para el consumo de los niños. Eso sí, y desde aquí me dirijo a todos los padres y madres con una frase que hemos repetido hasta la saciedad: sí, hemos visto ese capítulo cien veces y no, no puedes cambiar de canal.

 

Arthur – (EEUU/Candadá 1996 – actualidad)

¿Es una ardilla? ¿Es un oso? Es el mayor misterio de la humanidad Kultureta, ¿qué rayos era Arthur? Pues te diré que según la Wikipedia, Arthur era un orycteropus afer, un cerdo hormiguero, vamos. Yo no sé si me convence la explicación o no, pero lo que sí sé es que veía estos dibujos todos los días. Ya ni me acuerdo qué aventuras tenía Arthur, pero de lo que sí me acuerdo es que su mejor amigo era un conejo… creo. Que oye, ¿no es un poco raro que todos sean animales, pero luego la familia de Arthur tenga un perro de verdad? (Ahí lo dejo…).

 

Rugrats – (EEUU 1991-2004)

No sería justo hablar de dibujos animados de nuestra infancia sin mencionar a esta gran serie, Rugrats. Ahora que reflexiono sobre ella solo se me ocurre coger a los protas y decirles: ¡menuda ida de olla tenéis hijos! Pero oye, bendita imaginación. Las historias que se montaban Tommy y CIA. eran impresionantes. Y ¿qué me decís del pobre Chuckie? Era tal cual el muñeco diabólico, pero en versión buena. La que era mala de verdad era Angelica, ¡ag! ¡que tía más pesada! Kultureta, dime que no soy la única que tararea el tema principal haciendo eso de: “ti ti ti tiii ti ti tiiii ti ti ti tiiii…”.

Pues hasta aquí este repaso a los dibujos animados de mi infancia. Espero que te haya gustado revivir estas series que seguro que todos vimos y disfrutamos alguna vez. Me dejo mil en el tintero como El Inspector Gadget, Los Thornberrys, Gárgolas, Spiderman… Pero ahora quiero saber, ¿cuál era tu serie  favorita de dibujos animados cuando eras pequeño?

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista, enamorada de la radio y de la industria de la música. Amante de la cultura pop, los charts internacionales, la comunicación, la pizza y las personas que expresan sus opiniones sin llamar basura a todo aquello que no le gusta. Si no tienes noticias de mi en días ... probablemente se deba a que Youtube me tiene secuestrada.