Qué esperar de Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1 (análisis)

10670007_994246213925363_8552905063311553471_n

Cartel promocional de la película. Fuente: www.facebook.com

FICHA TÉCNICA

Título original: The Hunger Games: Mockingjay Part 1

Fecha: noviembre 2014

Género: ciencia ficción, aventuras, mundo distópico.

Duración: 123 minutos

País: Estados Unidos

Director: Francis Lawrence

Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Philip Seymour Hoffman, Julianne Moore, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Donald Sutherland, Stanley Tucci, Sam Claflin, Natalie Dormer.

 


 

Cuando ayer compré mi entrada para Sinsajo ocho horas antes de la sesión, ya se podía adivinar la magnitud del estreno en las carteleras españolas. A las once de la mañana pocas butacas quedaban libres, y os puedo asegurar que la sala se llenó casi por completo. Estas cosas, que ya no suelen verse exceptuando los días de la Fiesta del Cine, a mí me llenan de satisfacción. Me gusta ver que la gente sigue apostando por el cine, por la cultura, y que este tipo de ficción juvenil-adulta está en su mejor momento.

Los Juegos del Hambre es quizás la saga más exitosa desde la mediocre Crepúsculo, pero con un argumento e historia de mayor calidad y con un público mucho más dispar. Y es que las cifras lo corroboran: casi 840 millones de dólares de recaudación mundial con la entrega del año pasado, sin olvidar las impresionantes cifras de venta de las novelas de Suzanne Collins. Los fans esperaban ansiosos el desenlace de esta trilogía, cuyos altos cargos han decidido sumarse a la moda de dividir en dos partes su final desde que Harry Potter lo pusiera de moda. Sobra decir que la estrategia era meramente económica, confiando en que los fans pagarían dos veces el precio de un producto incompleto. Pero, ¿era realmente necesario? ¿O al menos ha hecho justicia a este último título? En Kulturetas analizamos la primera entrega de Sinsajo e intentamos responder a estas dos preguntas, ¡sin spoilers!

 

El punto de partida de Sinsajo

10686801_989986604351324_2202758894021723804_n

Foto promocional de la película. Fuente: www.facebook.com

Tenemos que ser sinceros: el segundo título de esta historia, En llamas, dejó el listón muy alto. Era una película que, tanto argumentalmente como a nivel técnico, superó por mucho a la primera entrega. Katniss y Peeta volvían a los juegos otro año más, esta vez en ocasión del Vasallaje de los Veinticinco, y nos dejaba a la protagonista rescatada por los rebeldes en el Distrito 13, supuestamente desaparecido. De este modo Katniss era salvada para ser la imagen de la resistencia, mientras que su compañero Peeta Mellark se quedaba prisionero en el Capitolio.

Los que hemos leído el libro sabemos que este último tomo es bastante delicado y muy diferente a sus dos entregas anteriores. No hay más juegos ni más estrategias: ahora la historia se centra el la lucha del Distrito 13 para derrocar al Capitolio y poner fin a la situación de abuso que sufren los demás distritos. En resumidas cuentas: es la guerra. Por eso mismo con esta última novela, tan distinta a las anteriores y con menos argumento, muchos se habrán sorprendido cuando confirmaron que se rodarían dos películas para un mismo fin.

 

Rizando el rizo

¿Pero por qué? Es increíble las ganas con las que quieren cargarse sagas completas por la posibilidad, desgraciadamente bastante realista, de doblar ingresos. Teniendo en cuenta que las adaptaciones cinematográficas de Los Juegos del Hambre son muy fieles a las novelas y solo han ido a mejor, esta última entrega va a suponer un verdadero suplicio. De un tercer libro que ya de por sí resulta bastante aburrido por la escasa acción en comparación a sus dos predecesores, ¿para qué dividir la poca diversión en dos partes? Si lo que había gustado de Los Juegos del Hambre y de En llamas era la acción, la personalidad de sus personajes y sobre todo el transcurso de los propios juegos en la Arena, para estas dos últimas entregas de Sinsajo apenas queda material. Mi indignación por las nubes.

 

10653386_1005525136130804_1715002065731393784_n

Fotograma de la película que nos muestra al Sinsajo en el distrito 8. Fuente: www.facebook.com/thehungergamesmovie

Es cierto que el prometedor director Francis Lawrence se esfuerza en intentar suplir como bien puede esta falta de acción e intriga. Un ejemplo es darle a la música un papel más relevante para incidir en esos sentimientos de abandono y desesperación. Esto se debe en parte a que Katniss se encuentra totalmente inestable y se pasa la mayor parte del tiempo con calmantes en vena, aunque en la película no nos lo muestren las veces necesarias.

También algo que he notado y que no me ha gustado especialmente es el tono divertido que tienen algunas escenas. Por ejemplo, cuando Katniss graba las propos o cuando se refiere al gato de su hermana Prim. Si bien es cierto que en el último libro de Suzanne Collins hay numerosas escenas con este tono cómico en las que Katniss se encuentra más perdida que un pulpo en un garaje, creo que en la película quedan un poco exageradas. La saga viene de dos entregas bastante dramáticas, con lo que estas coñas en Sinsajo se pasan un poco de la raya en un momento de la historia en el que empiezan a profundizar en la sociedad distópica de Panem.

 

Un buen reparto al que aferrarse

Si algo salva a esta insulsa entrega, eso son los actores. Como bien ha demostrado a lo largo de su corta pero intensa carrera, Jennifer Lawrence siempre es una apuesta segura. Sus dotes interpretativas quedan a la altura de lo que se buscaba en Katniss Everdeen, reflejando muy bien todas sus emociones sin resultar exagerada. Quizás en Sinsajo haya que hacerle una mención más especial, dado que la pobreza argumental que ya he mencionado hace que prácticamente todo el peso de la película recaiga en su personaje.

 

14408_1036277163055601_2089472712533679742_n

Parte del reparto de Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1 en la premiere mundial de Londres. Fuente: www.facebook.com/thehungergamesmovie

También me sorprendió mucho ver las reacciones del público cuando salió en pantalla por primera vez Haymitch. Creo que es el personaje más querido a la par que el de Katniss, por su sarcasmo y su derrotismo, que contrasta en casi toda la saga con los demás protagonistas. Tampoco podemos olvidar a la singular Effie Trinkett, que protagonizará unos momentos muy cómicos y bastante oportunos. A pesar de que es una ciudadana del Capitolio, con sus nimiedades y personalidad superficial, acaba creando un bonito vínculo con Katniss y Peeta, aunque termina bastante tocada de la cabeza cuando llega al Distrito 13. En fin, como todos.

No obstante, algunos de sus compañeros de reparto no pueden decir lo mismo. Liam Hemsworth, el actor que da vida a Gale, tiene la misma cara mientras lucha contra el Capitolio que cuando protagoniza situaciones en la friendzone. Si bien es cierto que en Sinsajo he notado una pequeña mejoría en el personaje de Josh Hutcherson (Peeta), ninguno de los dos acaban de estar a la altura de su compañera, aunque hay que admitir que eso era muy difícil desde el principio.

Mención especial merece el fallecido Philip Seymour Hoffman, cuyo papel borda a la perfección al poner carne a un personaje que baila entre la ambición y el honor, el deber y el querer. Especialmente cuando lo comparamos con la presidenta Coin, un personaje que tanto en los libros como en la película me deja bastante indiferente.

 

 ¿Qué esperar de esta entrega?

1604955_990129821003669_980542380410482850_nLos Juegos del Hambre: Sinsajo parte 1 no es una mala película. No lo sería ni aunque narrase la mitad de lo que nos cuenta, pero venimos de dos entregas muy buenas por su fidelidad a la novela original, sus increíbles escenarios y efectos especiales y por un reparto de lujo. Pero hubiese resultado mucho más católico haber puesto un punto final más digno en una sola entrega sin dejarse llevar por la codicia.

No obstante tengo claro que la última entrega de Sinsajo va a ser totalmente espectacular. Si algo bueno podemos sacar de que el argumento de esta primera entrega sea algo superficial e insípido, es que la mayor parte de la acción la viviremos el año que viene. ¿Caerá finalmente el presidente Snow y con él el Capitolio? ¿Habrá paz para los distritos de Panem? Teniendo en cuenta el éxito cosechado por esta saga, creo que debemos confiar en que para la cuarta y última película nos espere un intenso despliegue de acción y emociones que harán un poco de justicia a esta primera parte de Sinsajo. O al menos espero que la suerte esté de nuestra parte.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista musical en potencia y community manager. Creo que he visto todos los vídeos de gatos por haber en Youtube. ¡El Rey en el Norte!