Ready Player One: cultura pop en pleno siglo XXI

Portada de la edición española de Ready Player One

Título original: Ready Player One

Autor: Ernest Cline

Fecha publicación: 2011

Género: Ciencia ficción y distopía

Editorial: Ediciones B

Nº de páginas: 464


Ready Player One ha sido una de las sorpresas literarias dentro del género de ciencia ficción de estos últimos años. Y no sólo podemos hablar de sorpresa entre los lectores, sino que el propio Steven Spielberg ya se está encargando de una adaptación cinematográfica de la novela, con el estreno programado para marzo de 2018.

En esta novela encontrarás una mezcla de todas las subculturas “frikis” de los años 80: videojuegos, animes, novelas y música, entre otros. Leyéndola uno se empapa de esa pasión que Ernest Cline pretende transmitir por los inicios de la “cultura pop”.

 

Creando una vida paralela

La novela se sitúa en el año 2044, con la mayor depresión a nivel mundial que nunca haya existido. En un mundo tan devastado, la gente se haya inmersa en OASIS, un juego de realidad virtual que les sirve como vía de escape para no afrontar los problemas de la vida real.

Éste videojuego ha sido creado por James Halliday, uno de los mejores programadores de videojuegos enamorado de los años 80 y todo lo que les envuelve. Debido a una enfermedad, Halliday muere sin poder dejar a nadie su herencia, por lo que esconde dentro del videojuego un “huevo de pascua“, que deberá ser encontrado por aquél jugador que quiera heredar una cantidad ingente de dinero.

Aquí es cuando entra el protagonista de Ready Player One: Wade Watts. Una vez comience la lucha por la herencia de Halliday, Wade se convertirá en un gunter, uno de otros tantos jugadores que deciden iniciar la búsqueda del huevo. Pero no sólo encontraremos a los gunters, sino que también se unirán los sixers, los empleados de una empresa llamada IOI que pretende hacerse con el control de OASIS.

 

Comienza la batalla

Una vez que el protagonista consigue averiguar el significado de la primera pista para encontrar el huevo, será cuando la trama se vuelva realmente interesante y con un ritmo trepidante. Y es que no sólo podremos ver una batalla entre sixers y gunters, sino que podremos ir siguiendo la carrera por llegar el primero e ir descubriendo, junto a Wade, muchas cosas de esa cultura pop de los 80, y entender las pistas que Halliday ha dejado por el camino.

Encontraremos unos personajes muy distintos entre ellos, unidos gracias a su pasión por OASIS. Lo mejor de ellos es que puede haber momentos en que guste lo que hace alguno de ellos o no, pero todos acaban generando una simpatía que facilita la lectura.

Aun estando en un mundo de realidad virtual, el autor crea un ambiente en que parece que el lector sea el que está jugando y al que le está sucediendo todo lo que le pasa a Wade. Gracias a esto, una vez se empieza a leer la novela y se llega al punto álgido, uno no puede parar hasta el final; cada capítulo genera más intriga. ¿Quién será el primero en llegar a meta?

 

Ready Player One: innovación y diversión

Creo que escribir sobre videojuegos es un poco complicado, pero Ernest Cline ha sabido darle un toque muy diferente y original, basándose en lo que un jugador puede sentir, y el hecho de que la novela se narre desde el punto de vista de Wade hace que cualquiera pueda sentirse “gamer”.

Por tanto, es un libro que recomiendo tanto por su originalidad dentro del género de ciencia ficción como por la narración del autor, esa facilidad a la hora de escribir que se traduce en una lectura muy ágil y entretenida. Si queréis aprender de la cultura de los 80 de la mano de un apasionado de ella, además de los ordenadores, no dudéis en darle una oportunidad a Ready Player One.

 

 

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Leer, ver series y películas, jugar a videojuegos... Friki con muchas ganas de aprender y aprender y aprender y compartir. Y creo que sí, que he perdido la cabeza, pero te diré un secreto: las mejores personas lo están.