Sekaiichi Hatsukoi: enamórate de la Junjou Nostalgica (reseña)

Onodera y Takano, la Junjou Nostalgica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

Onodera y Takano, la Junjou Nostalgica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

FICHA TÉCNICA

Título original: Sekaiichi Hatsukoi

Autor del manga: Shungiku Nakamura

Director: Chiaki Kon

Género: Yaoi, comedia

Fecha de estreno: abril de 2011 (finalizada)

Estudio: Studio Deen

Seiyuus: Takashi Kondo (Ritsu Onodera); Katsuyuki Konishi (Masamune Takano); Nobuhito Okamoto (Shouta Kisa); Tomoaki Madeno (Kou Yukina); Yuuichi Nakamura (Yoshiyuki Hatori); Shinosuke Tachibana (Chiaki Yoshino).


Hoy es un día guay porque, por primera vez, reseñamos algo a petición de una lectora (¡nuestra primera petición, yujuuu!). Dicho esto voy a hablaros de uno de los animes yaoi más famosos que existen: Seakiichi Hatsukoi.

Sekaiichi Hatsukoi (que viene significando “El primer amor más grande en el mundo”), está basado en el manga homónimo de Shungiku Nakamura, autora del también famoso Junjou Romantica. En Sekaiichi Hatsukoi encontraremos grandes dosis de amor puro y duro, momentos muy cómicos y una buena tanda de escenas sexuales no explícitas (es un yaoi). En la reseña se incluyen las dos temporadas (ambas de 12 capítulos) puesto que no difieren ni en trama ni en personajes.

 

Bienvenidos a Marukawa Shoten

Ritsu Onodera es un joven editor de 25 años que entra a trabajar a la editorial Marukawa pero, en vez de al departamento de literatura (a donde quería ir), le envían al departamento de manga shoujo. Allí no solo deberá adquirir la experiencia de la que carece y trabajar con unos compañeros un tanto peculiares, sino también lidiar con Takano, un jefe un pelín tirano. Él resulta ser también el primer amor de Ritsu. Aunque hace diez años que no se ven, Takano le confiesa que nunca lo ha olvidado y que se propone reconquistarlo. Esta confesión pondrá patas arriba el mundo de Ritsu, y, sobre todo, sus propios sentimientos.

Chiaki y Hatori, la Junjou Domestica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

Chiaki y Hatori, la Junjou Domestica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

De esta manera, el anime avanza mostrándonos la evolución de la relación entre Ritsu y Takano, aunque también cuenta la historia de otras dos parejas: la de Kisa (compañero de trabajo de Ritsu) y Yukina (dependiente en una librería manga); y la de Hatori (también editor en Marukawa) y Chiaki (el mangaka del que está a cargo). Sin embargo, el binomio Takano/Ritsu es el claro protagonista y al que dedican más capítulos.

 

Amor, realismo y manga

Siendo un anime romántico, es natural que se le preste muchísima atención a los sentimientos de las tres parejas. Muchos de los diálogos son monólogos pensados por parte de Ritsu, Chiaki y Kisa (los tres ukes desde cuyo punto de vista se relatan sus respectivos amoríos). Pero el hecho de que sea lo normal no tiene por qué significar que lo hagan bien, y Sekaiichi Hatsukoi gana muchos puntos al respecto dado su realismo (dentro de lo que se puede esperar, recordemos que es un anime). Sus personajes se meten en embrollos emocionales bastante realistas, que evolucionan de manera lógica y encima logran involucrar al espectador. A ello le añaden todo un surtido de situaciones cómicas igual de reales, que no llegan a caer en el absurdo que muchas veces supone el humor japonés. Porque todos podemos tener un jefe tocapelotas en algún momento de nuestras vidas, o nos puede pasar que nuestras parejas nos digan una cursilada que nos haga partirnos de risa.

 

También relacionado con el realismo de Sekaiichi Hatsukoi está otro de sus puntos más interesantes: el trabajo en Marukawa. Y es que en este entrañable yaoi no caen en el error de olvidarse de las necesidades básicas de sus personajes para llenarlo todo con escenas románticas. Todos los personajes tienen que ir a trabajar para poder comer. Y vaya si trabajan.

La gran mayoría del argumento gira en torno a la revista Emerald. A través de los ojos de Ritsu nos muestran todo el proceso de creación de la misma. Veremos cómo trabajan los mangakas, qué hacen los editores, cómo se llega a un acuerdo sobre el número de impresiones, incluso algo sobre las ventas. No podría decir con seguridad que el anime sea 100% fiel a la realidad, pero por lo menos lo parece.

Kisa y Yukina, la Junjou Erotica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

Kisa y Yukina, la Junjou Erotica. Fuente: www.sekai-ichi.jp

 

No necesitamos chicas en este anime

Sekaiichi Hatsukoi es un yaoi bastante correcto, aunque eso no lo exime de unas cuantas pegas. En primer lugar, no esperes un gran desarrollo argumental. De hecho, cae en todos los clichés románticos habidos y por haber, con sus típicas escenas de “te quiero pero te odio”, sus típicos triángulos amorosos, sus típicos celos llevados al extremo, etc., y es igualmente predecible.

Otro de sus fallos (aunque esto suele pasar en todos los yaois), es que absolutamente todos los personajes que pintan algo en el anime son gays. Las apariciones estelares de figuras femeninas se utilizan únicamente para dar celos. Y que nadie vaya a creer que serán celos fundamentados en algo. ¿Quién necesita chicas en este anime?

Además, la calidad de las historias de las tres parejas es muy dispar. Sí, una es la más importante pero, si no logras despertar el interés por las otras dos, ¿para qué te molestas en darles protagonismo? No fui la primera (ni la última), en saltarse los capítulos de Chiaki y Kisa la primera vez que vi Sekaiichi Hatsukoi. Y eso no es bueno.

 

Un diseño muy sexy

Sekaiichi Hatsukoi tiene un diseño de personajes muy atractivo y sexy (si no, que se lo digan a Takano <3), con hombres extra altos, estilizados y elegantes. Obviamente, podrás diferenciar a un seme (personaje que lleva el rol activo en una pareja yaoi) de un uke (el personaje pasivo) a dos kilómetros, pero eso también es parte de la magia del yaoi. No se le presta mucha atención al entorno, siendo bastante sencillo, ni a la animación. Los fondos suelen difuminarse en tonos “cuquis” en las escenas emotivas o cuando aparecen personajes impactantes.

 

Captura de pantalla de Sekaiichi Hatsukoi.

Captura de pantalla de Sekaiichi Hatsukoi.

En cuanto a su banda sonora, es correcta, aunque no consigue encontrar un equilibrio entre lo happy y lo emotivo. Como openings podemos encontrar “Sekai de Ichiban Koisiteru” para la primera temporada y “Sekai no Hate ni Kimii ga Itemo” para la segunda, ambos de Shuuhei Kita. Los endings son “Ashita Boku wa Kimi ni Ai ni Iku” y “Aikotoooba“.

Y no podía dejar de hablar del seiyuu de Takano, Katsuyuki Konishi, que le hace ganar el 50% de su sex appeal. Konishi es voz de otros famosos personajes como Haji (Blood+), Soubi (Loveless) o Kamina (TTGL).

 

¿Lo quiero o no lo quiero?

Sekaiichi Hatsukoi no ha llegado a ser un yaoi famoso por nada. Tiene una pareja protagonista muy potente y sólida, y resulta entrañable, realista e interesante. Sí, también algo ñoña en ocasiones, y con su puntito erótico, pero eso es parte de su personalidad BL. Las otras dos parejas a mí no me convencen tanto. En todo caso, siempre puedes dejarlas a un lado y verlas más tarde (o no verlas). Ello no afectará en nada al resto del anime.

Sin duda es uno de los mejores yaoi y mi favorito. De los que yo he visto, el único que puede equipararse en calidad es Junjou Romantica (porque prácticamente son el mismo anime). Si te gusta este género seguramente te gustará. Y si no has visto yaoi nunca, es el anime perfecto para iniciarte en el mundillo. Aunque ten en cuenta que este es un género muy particular y no para el gusto de todos. Avisad@ quedas.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Nací en la Tierra (desgraciadamente), pero tengo corazón idhunita y alma hyliana. Fan absoluta del género fantástico en todas sus vertientes, friki del anime, nintendera hasta la médula, darks y adoradora del metal. Si no sabes diferenciar entre un unicornio y un pegaso, mejor no te dirijas a mí.