Top Dance, una apuesta errónea

Top Dance pretendía ser la apuesta de Antena 3 en el mundo de los talents para lo que quedaba de temporada. Sin embargo, el martes por la tarde Antena 3 anunciaba la cancelación del formato.  La verdad es que antes o después  era una decisión que habría tenido que tomarse, porque los datos de adudiencia de Top Dance caían en picado. Y las críticas vertidas tanto por el público como por los críticos eran muy duras.

Entre los aspectos que se criticaban del talent estaba la elección del jurado, el intento de imitar al programa ¡Fama a bailar!, el exceso de drama o lo peor de todo, la poca calidad de lo bailarines. De estos aspectos que tanto se criticabanos diré cuál es mi opinión.

 

El jurado de Top Dance

 

El jurado de Top Dance. Foto: www. teleprograma.fotogramas.es

Yo creo que es una de las cosas que han hecho flojear al programa es precisamente la elección del jurado,  compuesto por Mónica Cruz, Rafael Amargo y David Bustamante (sí, leeis bien, David Bustamante). Aunque algunos periodistas consideraron que la elección del jurado  podia ser un punto a favor de este concurso, creo que ha sido uno de los mayores errores que han cometido desde Atresmedia. La primera opinión que tuve cuando los conocí fue de sorpresa, y ya resté credibilidad al programa. Además, han repetido todos los clichés habidos y por haber a la hora de valorar si un participante entraba o no en la academia de Top Dance, con situaciones vistas en muchas ocasiones en otros programas del estilo.

De los miembros del jurado podría aceptar la presencia de Mónica Cruz y Rafael Amargo, porque ambos tienen estudios de baile y una carrera en ese ámbito artístico (aunque la calidad de ella pueda llegar a ser discutible). Pero lo que nunca aceptaré es ver a David Bustamente como miembro de un talent de baile. Los productores arriesgaron demasiado y finalmente han perdido la partida, porque los espectadores pusieron el grito en el cielo cuando se enteraron de esto.

 

Los bailarines

Si en  un programa de baile fallan los bailarines, la cosa no puede ir bien. En este caso, solo digo que Los concursantes de Top Dance eran mediocres. Se intentó maquillar un poco el asunto con un par de bailarines de clásico y alguno con experiencia en el mundo de la danza, pero el resto no tenía la preparación necesaria para estar en una academia de esas características. Y era bastante sospechoso tanta presencia de bailarines de estilo libre con ninguna formación reglada.

Los bailarines de Top Dance. Foto: www.antena3.com

Los bailarines de Top Dance. Foto: www.antena3.com

Por otra banda, había un exceso de drama en el concurso,  (metiéndonos por los ojos los problemas personales de los participantes cuando no era necesario). Eso es algo que han copiado mucho de los talents de Telecinco y que a mí me repatea, porque yo lo que quiero ver es baile, no la vida personal de los participantes del concursos.

Además se veía a leguas que  las parejas estaban montadas de manera que ya se sabía quien iba a llegar hasta el final y quien no. Y si sabes esto desde el principio, dime tú cómo quieres convencer a alguien para que se ponga delante de la televisión a ver Top Dance, si ya sabes como va a acabar.

 

Se quedaron en el intento

Para intentar fidelizar a los seguidores, y en un  mal intento  de tener  el éxito de ¡Fama a bailar!, Antena 3 emitía diariamente en Neox la vida de los concursantes. La verdad es que me sorprende que los productores pensaran que el público se iba a quedar todas las tarde viendo como ensayaban, como lloriqueaban mirando a las cámaras y más (Esto es importante, porque viendo la Academia no veías bailarines, sino aspirantes a tronistas que querían quedar bien en cámara para hacer alguna portada después).

Dicho esto, y parafraseando a Gabo, sólo puedo decir que Top Dance era la crónica de una muerte anunciada.

Comparte si te gustóTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Periodista en proceso. Con gustos de lo más variopintos. Me gusta vivir en el campo y escribir sobre lo que leo, lo que oigo o veo.